Tag Archives: Sola Scriptura

Cinco “Solas”

31 Oct

Los principales reformadores cristianos: Martín Lutero, Ulrich Swingli, Juan Calvino, Guillermo Farel, John Knox y otros establecieron lo que se conoce como las “Cinco Solas” de la Reforma Protestante (Sola, es tomada de palabra del latín –solamente-).

Estos cinco puntos fueron el corazón de la Reforma Protestante y por estos los reformadores tomarían su posición contra la Iglesia Católica Romana, resistiendo las demandas puestas sobre ellos aún al punto de preferir la pena de muerte antes que retractarse de sus enseñanzas.

Sola Scriptura, Sola Gratia, Sola Fide, Solus Christus, Soli Deo Gloria.

 Estas cinco doctrinas esenciales de la Reforma Protestante son:

1 – “Sola Scriptura”.- Solamente la Escritura: Esto afirma el principio bíblico, de que solo la Biblia es la única autoridad para todos los asuntos de la fe y la práctica. Las Escrituras y solamente las Escrituras son la norma por la cual todas las enseñanzas y doctrinas de la Iglesia deben ser medidas. Esto deja fuera la enseñanza de un Papa como autoridad máxima.

Las Escrituras no cambian de parecer ni mueren, al contrario de los líderes religiosos que han existido, y de los intentos por destruirlas a lo largo de la historia.

 2 – “Sola Gratia”.- Salvación Solamente por Gracia: Afirma el principio bíblico de que la salvación es únicamente por la gracia (favor no merecido) de Dios y que somos rescatados de Su ira por Su gracia solamente. La gracia de Dios en Cristo no es solamente necesaria, sino que es la única causa eficiente de salvación. Esta gracia es el trabajo sobrenatural del Espíritu Santo que nos trae a Cristo, al librarnos de nuestra esclavitud del pecado y levantarnos de la muerte espiritual a la vida espiritual.

3 – “Sola Fide”.- Salvación Solamente por Fe: Afirma el principio bíblico de que la justificación es por gracia solamente a través de la sola fe en Jesucristo. Esto derriba el mito de que “ser bueno y hacer lo bueno” te sirve como boleto para el Cielo. Es por la fe en Jesucristo que Su justicia nos es imputada como la única satisfacción posible a la perfecta justicia de Dios. (Somos declarados inocentes ante El, SOLO mediante esa fe).

 4 – “Solus Christus”.- En Cristo Solamente: Afirma el principio bíblico de que la salvación se encuentra solamente en Cristo y que únicamente Su vida sin pecado y Su expiación sustitutiva, son suficientes para nuestra justificación y reconciliación con Dios el Padre. El evangelio no ha sido fielmente predicado si la obra sustitutiva de Cristo no es declarada, y la fe en Cristo y Su obra no es solicitada. También significa que el Único mediador entre Dios y el Ser Humano es Cristo mismo, tal como las Escrituras lo enseñan.

5 – “Soli Deo Gloria”.- Solo a Dios la Gloria: Afirma que la salvación es de Dios, y que ha sido realizada solamente por Dios para Su gloria. Afirma que como cristianos debemos glorificarle siempre, y debemos vivir todas nuestras vidas ante la presencia de Dios, bajo la autoridad de Dios, y para Su gloria solamente.

Todos estos puntos son bíblicos (en concordancia al principio de Sola Scriptura).

Ellos son el corazón de La Reforma y donde la Iglesia Católica Romana falló y aún falla hasta este día; esto explica el por qué la Reforma Protestante fue necesaria. Para volver a la correcta doctrina y enseñanza bíblica.

Casi 500 años después, estas “5 Solas” continúan siendo importantes para evaluar el estado de la Iglesia y sus enseñanzas, tal como lo fueron en ese entonces.

Considero que nosotros como cristianos protestantes (evangélicos) necesitamos ser enseñados en este tema, así mismo necesitamos ser retados a regresar a estas doctrinas fundamentales de la fe.

Nos es necesario exponer la verdad ante nuestro mundo con la misma audacia y valentía que utilizaron los reformadores al confrontar a la Iglesia Católica Romana del Siglo XVI (16).

SOLI DEO GLORIA

Anuncios

Calvino y Sola Scriptura

29 Oct
Este post fue originalmente publicado como una Facebook Note el jueves 28 de Octubre del 2010
 

LA BATALLA POR LA PREEMINENCIA DE LA BIBLIA Y SU SUFICIENCIA

“Todo lo que no está basado en las Escrituras es inútil ”

Juan Calvino

 

 

“En la época de Calvino, el tema principal de la hora era la autoridad en la iglesia. Las tradiciones de la Iglesia, los edictos papales, y las decisiones de los consejos eclesiásticos habían tenido prioridad sobre la verdad bíblica. Pero Calvino se mantuvo firme en la piedra angular de la Reforma: Sola Scriptura ” 

 Él creía que las Escrituras eran el Verbum Dei (la Palabra de Dios) y sólo ella debía regular la vida de la iglesia y no los Papas, Concilios, o la tradición.

Sola Scriptura identifica a la Biblia como la única autoridad de Dios en Su Iglesia, y Calvino abrazó esta verdad de todo corazón, insistiendo en que la Biblia era la autoritativa, inspirada, inerrante, e infalible Palabra de Dios.

Calvino creía que cuando la Biblia era abierta y explicada con razón, la soberanía de Dios era ejercida directamente sobre la congregación. Como resultado de ello, sostuvo que el mandato principal del ministro era predicar la Palabra de Dios. Él escribió: “Toda su tarea (del ministro) se limita al ministerio de la Palabra de Dios, toda su sabiduría al conocimiento de su Palabra, toda su elocuencia, a su proclamación.”

 JH Merle D’Aubigné, historiador de la Reforma, señala, “En vista de Calvino, todo lo que no tenía por fundamento la Palabra de Dios era inútil y efímera gloria; y el hombre que no se apoyara en las Escrituras debía ser privado de su título de honor. “

Con esta convicción profunda acerca de la autoridad bíblica, Calvino entró varias veces al púlpito para servir exclusivamente a partir de “la base pura de la Palabra.”

El reformador de Ginebra (nombre con el que se conoce a Calvino) sabía que la autoridad de su predicación no se encuentra dentro de sí mismo. Él dijo: “Cuando entramos en el púlpito, no es para que podamos llevar a nuestros propios sueños y fantasías con nosotros.” 

Veía al predicador (y sobre todo a sí mismo) como un simple mensajero enviado con el mensaje divino.

Él sabía que “tan pronto como los hombres se apartan, incluso en lo más mínimo de la Palabra de Dios, no puede predicar otra cosa que mentiras, vanidades, imposturas, errores y engaños.” 

En este sentido, Calvino admitió que no tenía autoridad sobre los demás más allá de lo que la Escritura enseña: “Una regla es prescrita para todos los siervos de Dios: que no lleven sus propias invenciones, sino ofrecer simplemente, como de mano en mano, lo que han recibido de Dios.”

Estaba seguro de que el estatus eclesiástico no era un permiso para agregar algo a la Palabra de Dios. Para Calvino, cualquier maestro de la Biblia, pequeño o grande, que decida “mezclar sus propias invenciones con la Palabra de Dios, o sacar ventaja con cosas que no pertenecen a ella, debe ser rechazado, sin importar lo honorable que sea su rango.”

Esta comprensión del papel del predicador producía un profundo sentido de humildad en Calvino cuando predicaba. Él se veía como de pie bajo la autoridad de la Palabra.

Como Hughes Oliphant Old explica: “los sermones de Calvino. . . (revelan) un alto sentido de la autoridad de las Escrituras. El predicador mismo creía que él estaba predicando la Palabra de Dios. Se veía a sí mismo como un siervo de la Palabra.

THL Parker dijo: “Para Calvino el mensaje de la Escritura es soberano, soberano sobre la congregación y soberano sobre el predicador. Su humildad se demuestra por su sumisión a esta autoridad.

La alta consideración de Calvino por la autoridad bíblica también alimentó una profunda reverencia por las Escrituras. 

La majestad de las Escrituras“, dijo, “merece que sus expositores deban ponerla de manifiesto, para que procedan a manejarlas con modestia y reverencia.” 

Su admiración por la Biblia fue impulsado por su mezcla de enseñanzas sencillas y profundo estudio semántico, lenguaje sencillo, matices complejos, y su unidad cohesiva.

 En vista de Calvino, explorar la altura, profundidad, ancho y amplitud de la Biblia era venerar a su Autor sobrenatural.

Philip Schaff, historiador protestante muy respetado , escribe, “(Calvino) tenía la más profunda reverencia por las Escrituras, como aquellas que contienen la Palabra del Dios vivo, y sirven como única regla infalible y suficiente de la fe y el deber.”

Entonces para Calvino, el manejo de las Escrituras era una responsabilidad sagrada. Old capta bien cuando señala que “el hecho mismo de que el ministerio [de Calvino] era exponer la Palabra de Dios lo llena de un profundo respeto por la tarea que tenía delante.”

 Como Calvino resueltamente declaró: “Le debemos a la Escritura la misma reverencia que debemos a Dios, porque ésta ha procedido de Él solamente, y no tiene nada del hombre mezclado en ella.”

Este es el fundamento inquebrantable de la predicación de Calvino: La autoridad de las Escrituras divinamente inspiradas. Él creía firmemente que cuando la Biblia habla, Dios habla.

 – Steven J. Lawson –

Juan Calvino (10 Julio 1509 – 27 Mayo 1564)

Pensamiento Vintage: Lutero 1521

19 Oct

Octubre, para recordar Sola Scriptura

17 Oct
Este post fue originalmente publicado como una Facebook Note el Jueves 21 de Octubre del 2010 

 

Sola Scriptura es una frase en latín que significa algo así como“Solo las Escituras.”

 Sola Scriptura es la doctrina (o principio) que enseña que La Biblia es la única autoridad infalible y sin error para la fe cristiana, y que contiene todo el conocimiento necesario para la salvación y santidad. Lo cual la convierte en algo MUY importante.

 Este principio estuvo operativo (o activo) dentro de la iglesia desde el inicio mismo de la era post apostólica (o sea el período de tiempo desde que los apóstoles terminaron de escribir los libros del Nuevo Testamento hasta que sus alumnos empezaron a formar nuevos alumnos)

 Inicialmente los apóstoles enseñaron oralmente, pero luego toda la revelación especial que Dios quizo preservar para el hombre fue codificada en lo que conocemos como Escrituras (La Biblia).

 Pero con el pasar de los años y los siglos, este principio poco a poco, por causa de los lideres religiosos, quienes no permitieron traducir Las Escrituras a los idiomas populares dejó de tener la misma relevancia del principio.

(En esa época solamente se conocía la versión en Latín y casi nadie aparte de los religiosos de alto rango, reyes o la nobleza hablaba o leía Latín)

Esto produjo un estado de desesperanza en TODOS los demás. Nadie conocía exactamente las verdaderas creencias cristianas. Simplemente obedecían a los líderes religiosos por temor de perderse eternamente (o sea: ir al infierno)

Restaurando “Sola Scriptura”

La Reforma del siglo XVI (16) fue responsable de restaurar el principio de Sola Scriptura en la Iglesia. 

Martín Lutero entra en la historia

Martín Lutero fue un alemán que solía confesarse 6 veces al día todo el tiempo por temor a morir en sus pecados. Logró ingresar a un monasterio y se convirtió en monje luego de una loca decisión tomada durante una tormenta eléctrica en la cual creyó morir. En ese instante lo único que pensó fue que moriría e iría al infierno.

 Al leer Las Escrituras empezó a ver el Evangelio de una forma diferente (MUY Diferente) a lo que enseñaba la iglesia. En ese tiempo sólo existía la Iglesia Católica y su Papa era considerado por todos como el legítimo sucesor de Pedro (San Pedro).

Así que Lutero hizo una lista de 95 artículos para debatir (era una costumbre hacerlo cada cierto tiempo) y la clavó en la puerta de “La Iglesia de Todos los Santos” en Wittenberg, Alemania el 31 de Octubre de 1517. Estó provocó un escándalo y Lutero fue amenazado de ser excomulgado si no se retractaba de sus escritos que mermaban (disminuían) el control y poder del Papa y sus Cardenales sobre las almas de la población Europea del Siglo XVI (16).

Cuando le pidieron que se retracte en Worms ante las autoridades eclesiásticas, esta fue la respuesta que lo catapultó y convirtió en uno de los héroes de la actualmente conocida (por pocos) Reforma Protestante:

 “A menos que no esté convencido mediante el testimonio de las Escrituras o por razones evidentes -ya que no confío en el Papa, ní en su Concilio, debido a que ellos han errado continuamente y se han contradicho- me mantengo firme en las Escrituras a las que he adoptado como mi guía. Mi conciencia es prisionera de la Palabra de Dios, y no puedo ni quiero revocar nada reconociendo que no es seguro o correcto actuar contra la conciencia. Que Dios me ayude. Amén“.

 Adaptado (traducido, editado, recortado, aumentado) del Blog de Acts 29; Originalmente por Pastor Scott Thomas, Presidente de Acts 29 Network, Seattle

 

 

Martín Lutero (10 Noviembre 1483 – 18 Febrero 1546)
A %d blogueros les gusta esto: