Tag Archives: Relación

Fe, Relación, Religión y Cultura

28 Nov

Fragmento de ‘El Concepto Calvinista de la Cultura’ por Henry Van Til.
image

En este post no intento exponer la totalidad de la tesis del autor, sino simplemente una idea que he hallado recurrente en mi pensamiento, y que se explica de mejor manera en sus palabras. A saber, la tensión actual dentro del evangelicalismo entre “relación” y “religión”.
Para la mayoría de evangélicos, es casi una afrenta decir que viven una religión. La propuesta que se maneja mayoritariamente es que se trata más bien de una relación con Dios (personalmente considero que dicha idea no es completa y carece de una sólida base bíblica como para defenderla de la manera ciega con que se lo hace).

Concuerdo con Van Til al decir que no existe diferencia (o contradicción) entre una y otra:

“…el hombre en su fe está pactalmente relacionado con un Ser que es trascendente, y, debido a esta relación pactal, la que constituye la verdadera religión, el hombre tiene un destino eterno, que trasciende la cultura.”

SOLI DEO GLORIA

Anuncios

Satisfacción, Placer y nuestra relación con Dios

12 Abr

C.S. Lewis (autor de Las Cronicas de Narnia) escribió alguna vez lo siguiente:

“Pienso que nos deleita expresar satisfacción por lo que disfrutamos porque dicha alabanza no expresa simplemente nuestro disfrute, sino que lo completa.”

Nuestra relaciones personales se encuentran dentro de esta cita de Lewis.

Algunos estarán de acuerdo conmigo en que al compartir una experiencia que nos ha gustado o que disfrutamos constantemente (una canción, un libro, una caida de sol, una tarde en la playa, escalar el Chimborazo, cazar, surfear, lanzarse de 9 metros de altura en el Mindo, etc.) y contarselo a nuestros amigos, familiares, o pareja se logra cerrar un ciclo de deleite que empezó el instante mismo en que vivimos dicha experiencia de la cual queremos contarles.

Sin ese acto de querer hacerlos participes (a pesar de no haber estado en ese momento) no podriamos sentirnos totalmente satisfechos.

No nos sentiriamos completamente satisfechos sin compartirlo con ellos. 

Y esa experiencia se ve en “turbo” cuando la otra persona la escucha con atención y se une a nuestra satisfacción. (Que bacan, si o no?)

Y aunque no lo quieras creer, Dios está dentro de nuestras relaciones personales.

Dios creó al ser humano para que disfrutemos la felicidad.

Al ser Dios un ser COMPLETO y viviendo en comunidad desde la Eternidad (en Trinidad), quiso compartir de esa Felicidad que solo se halla en El. Lo hizo al crear al Ser Humano. Para que al vivir en esa felicidad podamos compartirla con otros y tener completo el ciclo de Gozo.

Por el pecado esa Felicidad se vió tergiversada y la buscamos (como Humanidad) en TODO menos en Dios.

Se me viene a la mente Evangelismo y Misiones en este momento. (empecé a escribir esta entrada con otra cosa en mente en realidad).

Misiones, Misiones, Misiones, Misiones!

Hemos sido llamados a VIVIR y compartir de ESA experiencia que es nuestra relación con Dios para poder completar nuestro Gozo y contagiar a los que lo necesitan.

Pero… ¿cómo vas a compartir de “El” Gozo, si no lo vives?

interesante, no?

Esto no es de aprenderse todos los metodos “evangelísticos” (aunque si ayudan). El cristiano que VIVE la relación, es como aquel que tiene gripe: sin intención o queriendo se la pega a los que mas pueda!

Este es el momento para pedirle a Dios que te contagie “duro y feo”… Pídele que te enseñe a estar satisfecho EN El.

Dios es mas glorificado en nosotros, cuando nosotros estamos mas satisfechos en El. (Desiring God)

¿Cómo vamos a lograrlo en medio de tanta ruina y desesperación en que vivimos y nos roban el Gozo?

Colosenses 3:3 nos dice que pongamos la mirada en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

El mismo Pablo nos dice en otra carta que las aflicciones que vivimos son leves y pasajeras y nos recuerdas otra vez: no poner nuestra vista en las cosas que se ven porque son temporales pero las que no se ven son eternas.

Jesús prometió que estará con nosotros hasta el fin de los tiempos.

Confiemos en EL, en realidad confiamos en cualquier cosa y no nos traen nada bueno al final. Así que… Confiemos en El.

Pon tu deleite en el Señor y El te dará las peticiones de tu corazón (Salmo 37:4)

No te irrites a causa de los malhechores, no tengas envidia de los que practican iniquidad (Salmo 37:1)

Termino con un último versículo de este Salmo que me ha impactado la vida: Encomienda al Señor tu camino, confía en El, que El actuará. (37:5)

 

Soli Deo Gloria

Como sería si…

22 Mar

¿Cómo serían las cosas en el caso hipotetico que Satanás realmente tomara TOTAL CONTROL de una ciudad o de un país?

Lo primero que se nos viene a la mente es: un desastre total en escalas industriales: Violencia generalizada, calles destruidas llenas de basura, desviación sexual institucionalizada, pornografía en cada puesto de periódico, iglesias totalmente cerradas y fieles arrastrados a la cárcel.

Hace mas de medio siglo, Donald Grey Barnhouse, pastor de Tenth Presbyterian Church of Philadelphia, dió una imagen muy diferente a la hipotesis planteada. Dijo que todos los bares (o salones en pueblos pequeños) estarían cerrados. Los “Night Clubes” (chongos) y la pornografía serían prohibidos, habría calles limpias y las aceras estarían ocupadas por peatones pulcros, sonriendose unos a otros. No habría insultos por parte de los conductores de buses ni automóviles. Los niños obedecerían a sus padres y madres, y las iglesias estarían llenas los domingos… iglesias donde NO se predica a Cristo.

Interesante, no? recuerda que es hipotesis, no mas. No es necesario que “ese man” tome control para que se arreglen las ciudades. Ese no es mi punto.

Esto es a lo que quiero llegar: El hecho de ser buenos unos con otros, no nos hace aceptos ante Dios. Solo mediante Cristo es que somos hechos aceptos (somos hechos, no nos hacemos. Es obra de Dios, no nuestra). No por obras, no por hacer “lo bueno”.

Sin Cristo da lo mismo si eres “bueno” o si eres el peor de los asesinos en serie o genocida de la humanidad. Cristo es la entrada hacia Dios Padre. Nadie puede llegar a El si no es por medio de Cristo. Actualmente se nos ha enseñado lo contrario: todos los caminos conducen a Roma… déjame decirte que Dios no está en Roma (no es un ataque contra los catolico-romanos; simplemente es un ejemplo).

No todos las creencias conducen hacia el Dios Vivo y Verdadero. No me lo inventé yo. Eso lo dijo Jesús hace muchos muchos siglos.

Es cuestión personal, el Cristianismo es una cuestión personal. Una relación entre tú y Jesús. No es simples rituales que se repiten cada año. No es simple fechas para pasar junto a la familia y “olvidar” los malos ratos que pasaron durante un año. No es simplemente una fecha mas para comer fanesca, dejar de comer carne, bañarse en la playa (aún no entiendo de donde sacan semejante “barrabasada”) comer pavo, relleno, etc.

Es una verdadera relación. Una relación que se ve impedida por muchas fuentes que no desean rendirse: Satanás es una de ellas. El pecado de otros que nos lastima es otra. El pecado propio que nos ata es otra. Tú mismo, que no deseas aceptar que estás en rebelión abierta y declarada en contra de Dios, tú mismo eres un obstáculo para esa relación.

Es tiempo de un cambio en nuestra forma de pensar y de ver las cosas. Debemos llamar a las cosas por su nombre. Dar al César lo que es del César y A DIOS LO QUE ES DE DIOS.

Día a día Dios pide lo que es Suyo, día a día exigimos lo que creemos es nuestro por derecho. Dios es el que nos lo da TODO cada día, Gracias por ello. Pero sin embargo somos tan egoístas y nos dejamos llevar por cualquier nueva creencia.

Toda “nueva creencia” deja a un lado a Cristo. Toda “nueva creencia” no es más que la actualización de la mas antigua de las rebeliones: yo puedo ser como Dios, no lo necesito. YO puedo lograr muchas cosas (si  Dios no lo quisiera asi no lo lograrías).

Toda “nueva creencia” nos lleva a “estar en conexión” con una energía, fuerza, espíritu, “el universo” o alguna otra cosa que no es personal. El Dios Vivo y Verdadero es Totalmente Personal: ama, ríe, se emociona, se enoja, habla, escucha, mira, huele, toca (todo esto se encuentra en la Biblia, no es invención mía). Vino a este mundo y murió por tus pecados.

La paga de tu paz le significó la muerte. Su muerte y resurrección nos dan Vida.

En una entrada anterior explique como estamos muertos espirtualmente sin Cristo. Solo los nacidos de nuevo (o sea espiritualmente) entrarán al Reino.

Entonces, si no tienes a Cristo: estás muerto espiritualmente Y NO entrarás en el Reino. Duro? Sí. Verdad? Sí. Es Dios injusto? NO! Hasta donde ha llegado el colmo de nuestra soberbia y orgullo??? queremos decirle a DIOS TODOPODEROSO como actuar, wow… EL ES DIOS, NO NOSOTROS!

Te invito a que reflexiones en estas palabras y espero que tu “open mind” trate de entender nuestra posición ante Dios sin Cristo.

A %d blogueros les gusta esto: