Tag Archives: Iglesia

Vintage: Realidad de la Iglesia

13 Dic

Diciembre 13, 1929 – Abril 15, 1992

Como su Señor, la Iglesia—en la medida que sea fiel a su naturaleza— siempre será controversial, una «señal de contradicción» (Lc. 2:34). Tantos siglos libres de crisis para la Iglesia constituyen una situación de hecho anormal. Ahora, por fin, hemos regresado a un estado normal ¡…y lo sabemos! Y si el ambiente de ausencia de crisis persiste en muchas partes del Occidente es simplemente el resultado de una peligrosa ilusión.
David J. Bosch – Misión en Transformación
Soli Deo Gloria
Anuncios

Calvino & Estado

3 Jun

LA RELACIÓN ENTRE IGLESIA Y ESTADO

En contraste con el movimiento anabaptista(1), Calvino acepta la importancia del Estado en el propósito de Dios. Dedica el último capítulo de la Institución de la Religión Cristiana (Libro IV, capítulo XX) a esa cuestión. En primer lugar, Calvino indica la separación entre las dos esferas. Dice: “quien sabe distinguir entre el cuerpo y el alma, entre esta vida transitoria y la venidera, que es eterna, comprenderá a la vez con ello muy claramente que el reino espiritual de Cristo y el poder civil son cosas muy diferentes entre sí.”(2)

El lenguaje de Calvino refleja la influencia de San Agustín y su énfasis en las dos ciudades o dos reinos que expone en “La ciudad de Dios”. Uno de esos ámbitos es eterno, el otro, histórico.

(1) La toma de distancia que Calvino hace del movimiento anabaptista en cuanto a la responsabilidad cristiana
hacia el Estado, se puede percibir en su exposición en Institución de la religión cristiana, vol. II, trad. Cipriano de
Valera, Rijswijk: Fundación Editorial de Literatura Reformada, 1968, IV. XX.1, pp. 1168-1169, donde refuta la
posición de quienes representan “espíritus utópicos” que consideran que los cristianos, al haber muerto con Cristo
a los rudimentos de este mundo, no tienen responsabilidad alguna hacia las cuestiones políticas. Marta García
Alonso también afirma que Calvino pretendía distinguirse del protestantismo subversivo y, particularmente, los
anabaptistas, porque para ellos el Estado era algo superfluo. La teología política de Calvino, Barcelona:
Anthropos, 2008, p. 18.

2 Juan Calvino, Op. Cit., p. 1168

SOLI DEO GLORIA

Deum Invictum

3 Abr
En la década de los setenta (del siglo XX) se hablaba de la “muerte de Dios” y de “lo absurdo de la vida y del universo”; la tendencia es desterrar a Dios de su creación. Se decía y se dice hoy que Newton desterró a Dios de la naturaleza; que Darwin desterró a Dios de la vida, pues todo el proceso biológico quedó reducido a la lucha por la existencia del más fuerte; que Freud lo desterró del alma humana y la conducta del hombre ha quedado explicada a base de los complejos ideo‑afectivos; y que Marx desterró a Dios del gobierno de la historia y el control de ella fue transferido a la ley histórica.
A esto añadimos que en nuestros días los teólogos protestantes liberales y católicos liberacionistas pretenden desterrar a Dios de la iglesia, pues la adoración a Dios ya no tiene sentido en sí mismo como acto de homenaje auténtico y real al eterno Creador, sino en función terapéutica por el stress de la vida contemporánea en los primeros y en función política como celebración de los pobres y oprimidos de la tierra en su búsqueda de libertad.
El ministerio de Jesús y la convicción de la iglesia primitiva dejan perfectamente claro no sólo que Dios no puede ser desterrado de su mundo, sino que Él lo está preservando y gobernando, que el futuro tiende hacia la justicia, que el futuro le pertenece a Dios, y que Él lo ha tornado en sus manos; no hay nada ni nadie, humano o angélical, que pueda frustrar su propósito.
Pedro Arana Quiroz – Providencia y Revolución
SOLI DEO GLORIA

Vintage: Spurgeon & Iglecrecimiento

2 Ene

La multiplicación de la Iglesia de Dios, que debe ser deseada, es lo que Dios manda … Si añadimos a nuestras iglesias volviéndolas mundanas … si añadimos a nuestras iglesias al acomodar la vida del cristiano a la vida de las personas mundanas, nuestra incremento no vale nada en absoluto, sino que es una pérdida y no una ganancia. Si añadimos a nuestras iglesias por excitación, al apelar a las pasiones, en lugar de explicar la verdad al entendimiento, y si añadimos a nuestras iglesias sin la utilización del poder del Espíritu de Dios transformando los hombres en nuevas criaturas en Cristo Jesús, tal incremento no vale la pena.

(Charles Spurgeon:  Cosecha de Gozo, Sermón No. 2265)

Vintage: Enseñanza

24 Dic
Algunos pretendiendo ser enseñados por el Espíritu de Dios, rehúsan ser instruidos por libros o por hombres
vivientes. Esto no honra al Espíritu de Dios. Es una falta de respeto a Él, porque Él da a algunos de sus
siervos más luz que a otros – y esta claro que Él lo hace – entonces están orientados a dar esa luz a otros y a
usarla para el bien de la Iglesia. Pero si la otra parte de la Iglesia rehúsa recibir esa luz, ¿para qué finalidad
la dio el Espíritu de Dios? Esto implicaría que hay un error en alguna parte de la economía de los dones y
de la gracia de Dios, que son manejados por el Espíritu Santo.
Charles Spurgeon

SOLI DEO GLORIA

Vintage: Autoridad de la Iglesia

19 Jul
“…que la Iglesia no sea sabia por sí misma, ni piense por su propia iniciativa, sino que deje a un lado su iniciativa allí donde el Señor ha hablado. De esta manera desconfiará de todo cuanto hubiera ella inventado, y sin dudas ni vacilaciones se apoyara sobre la Palabra de Dios con toda confianza y seguridad. Y así también confiando en la grandeza de las promesas que ha recibido tendrá en qué apoyar su fe admirablemente, de modo que no pueda dudar de que el Espíritu Santo está siempre con ella; Él es un guía perfecto y la dirige. Pero a la vez ha de recordar cuál es el uso que Dios quiere que se haga de este Espíritu: El Espíritu, dice el Señor, que yo enviaré del Padre os guiará a toda la verdad. ¿De qué manera? “Él os recordará todo lo que yo os he dicho” (1n.16, 13; 14,26). No dice que hayamos de esperar otra cosa de su Espíritu sino que alumbrará nuestro entendimiento para recibir la verdad de su doctrina”
Juan Calvino – Institución de la Religión Cristiana 4.8.13

SOLI DEO GLORIA

Misión Integral, algunos pensamientos

28 Ago

Revisando hoy el libro del que comentaba en el post anterior, me di cuenta de la importancia de hacerlo conocido, así que voy a publicar ciertos pensamientos de C. René Padilla hallados en “La Iglesia Local Como Agente de Transformación”, con el fin de que lo consigan sin tardanza. Es muy bueno de verdad, se los recomiendo.

Una de las proposiciones que hace Padilla y que llamó mi atención es la siguiente:

…el requisito para la puesta en práctica de la misión integral es una iglesia integral”

Es decir que sin un involucramiento de parte de la iglesia ( pueblo de Dios, Cuerpo de Cristo, o como sea que quieras llamarle), no es posible hacer misión de una manera efectiva y completa. De ahí la necesidad de compartir la visión y el mandato de Dios a la congregación entera y mostrar intencionalmente por medio de una fiel predicación bíblica nuestras fallas y deficiencias con el fin de tomar correctivos o de potencializar lo que ya se está cumpliendo y al mismo tiempo hacer énfasis en el balance que debe existir entre lo que debemos hacer y lo que hace Jesús a favor nuestro mediante su gobierno en el universo.

Acto seguido, Padilla enumera las caracteristicas de lo que piensa debería tener una iglesia en camino a cumplir la misión de forma integral:

  1. El compromiso con Jesucristo como Señor de todo y de todos.
  2. El discipulado cristiano como un estilo de vida misionera al cual toda la iglesia y cada uno de sus miembros han sido convocados.
  3. La visión de la iglesia como la comunidad que confiesa a Jesucristo como Señor y vive a la luz de esa confesión de tal modo que en ella se vislumbra la iniciación de una nueva humanidad.
  4. Los dones y ministerios como los medios que el Espíritu de Dios utiliza para capacitar a la iglesia y a todos sus miembros para el cumplimiento de su vocación (llamado) como colaboradores de Dios en el mundo.

Pero creo que es necesario detenerse un momento aquí y volver a explicar que significa la misión integral.

Misión Integral en mis términos es: La tarea que tiene la Iglesia en base al mandato del Jesucristo resucitado de Ir y Hacer discípulos a todas las naciones de una manera que evidencie que el Señorío de Cristo no actúa sesgadamente, enfocándose únicamente en la esfera espiritual y de una manera “hiper-espiritualizada”, tal como se la viene tomando desde hace algún tiempo, sino que involucra todo lo concerniente al ser humano y la creación.

En palabras de Padilla: “La misión integral es la expresión concreta del compromiso con Jesucristo como el Señor de la totalidad de la vida y de toda la creación”

No puede existir una apertura a la misión integral donde no existe un reconocimiento y sometimiento pleno a la total soberanía y al total señorío de Jesucristo. Se dice que la base para una eclesiología para la misión integral (yo entiendo que se refiere a una eclesiología saludable), es una correcta cristología.

Sin un sano y correcto entendimiento de la persona y del Señorío de Jesucristo, es practicamente imposible impactar de una manera integral a la sociedad en la que vivimos, porque en consecuencia nuestro concepto de Iglesia será también incorrecta y apartada de la verdad.

Si decimos que Cristo es el Señor, deberíamos estar apercibidos de lo que significa. En terminos generales es decir que: De la misma manera en que Él desea que cada área de nuestra vida y de la sociedad sean redimidos y transformados, así mismo cada área de nuestra vida debe estar sometida ante Él y así mismo en obediencia también deberíamos buscar compartir el amor transformador de Dios a quienes lo necesiten de una manera completa, así como en cada área de la sociedad en la que vivimos.

Este tema es algo con lo que me encuentro luchando últimamente, me refiero a la complejidad, profundidad y amplitud de lo que puede hacer el Evangelio de Gracia para cambiar vidas y sociedades de una manera que afecte cada una de sus fibras. Me gustaría ver al pueblo de Dios que sale de la caja, de sus cuatro paredes físicas y mentales en las que nos encontramos y donde creemos que encontramos paz y tranquilidad. Me gustaría que nos critiquen por hacer lo correcto, motivados por las causas correctas, no por nuestras negligencias y deficiencias o el acaparamiento mediático que tienen algunos.

Hemos aprendido (aprendido mal) que ciertas cosas que no “suenan” espirituales no deben ser buenas, y por lo menos yo me he chocado de frente con la realidad que La Biblia enseña. Me he chocado también con la contradicción de quienes viven un “cristianismo hiper-espiritual” y sin embargo no pueden convivir en paz con otras personas en su propio hogar, pero eso es tema de una publicación que por respeto a los involucrados tal vez nunca salga a la luz.

Para cerrar este post quisiera hacerlo citando algunos párrafos que me hicieron estrellar y empezar a recapacitar sobre este tema y tener una visión un poco más amplia, y que para mí son al mismo tiempo palabras de esperanza para el futuro de la misión, ya que al tener una alta visión de la soberanía de Jesucristo queda claro, en el transcurso  de la historia, que no puede permanecer mucho tiempo sin que Su nombre sea glorificado de la manera que Él lo desea:

Sin la proclamación de Jesucristo como Señor no hay evangelio integral, y sin éste tampoco puede haber misión integral. Aquí radica el problema con versiones del mensaje cristiano que restringen la acción de Jesucristo al ámbito de la religión privada -“lo espiritual”- y excluyen toda referencia a su soberanía sobre otros ámbitos de la vida humana. Si Jesucristo es el Señor de todo el universo, a quien le ha sido dada autoridad en el cielo y en la tierra, su soberanía se extiende tanto al ámbito económico como al político, tanto al ámbito social como al cultural, tanto al ámbito estético como al ecológico, tanto al ámbito personal como al comunitario. Nada ni nadie queda excluido de su señorío. 

Cuando la iglesia pierde de vista la centralidad del Señor Jesucristo, deja de ser iglesia y se constituye en una secta religiosa incapaz de relacionar su mensaje con la vida práctica y la vida pública. La iglesia integral es aquella que entiende que todos los ámbitos de la vida son “campos misioneros” y busca maneras de afirmar la soberanía de Jesucristo en todos ellos.

La misión de la iglesia, por lo tanto, no puede limitarse a proclamar un mensaje de “salvación del alma”: su misión es “hacer discípulos” que aprendan a obedecer al Señor en todas las circunstancias de la vida diaria, tanto en lo privado como en lo público, tanto en lo personal como en lo social, tanto en lo espiritual como en lo material. El llamado del evangelio es un llamado a una transformación integral que refleje el propósito de Dios de redimir la vida humana en todas sus dimensiones.

C. René Padilla, La Iglesia Local Como Agente de Transformación: Una Eclesiología para La Misión Integral, Kairós, Buenos Aires, 2003

 

Hasta la próxima publicación.

Solio Deo gloria

A %d blogueros les gusta esto: