Deum Invictum

3 Abr

En la década de los setenta (del siglo XX) se hablaba de la “muerte de Dios” y de “lo absurdo de la vida y del universo”; la tendencia es desterrar a Dios de su creación. Se decía y se dice hoy que Newton desterró a Dios de la naturaleza; que Darwin desterró a Dios de la vida, pues todo el proceso biológico quedó reducido a la lucha por la existencia del más fuerte; que Freud lo desterró del alma humana y la conducta del hombre ha quedado explicada a base de los complejos ideo‑afectivos; y que Marx desterró a Dios del gobierno de la historia y el control de ella fue transferido a la ley histórica.
A esto añadimos que en nuestros días los teólogos protestantes liberales y católicos liberacionistas pretenden desterrar a Dios de la iglesia, pues la adoración a Dios ya no tiene sentido en sí mismo como acto de homenaje auténtico y real al eterno Creador, sino en función terapéutica por el stress de la vida contemporánea en los primeros y en función política como celebración de los pobres y oprimidos de la tierra en su búsqueda de libertad.
El ministerio de Jesús y la convicción de la iglesia primitiva dejan perfectamente claro no sólo que Dios no puede ser desterrado de su mundo, sino que Él lo está preservando y gobernando, que el futuro tiende hacia la justicia, que el futuro le pertenece a Dios, y que Él lo ha tornado en sus manos; no hay nada ni nadie, humano o angélical, que pueda frustrar su propósito.
Pedro Arana Quiroz – Providencia y Revolución
SOLI DEO GLORIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: