¿El remedio?

24 Mar

Un respetable erudito pentecostal, Gordon Fee, ha dicho con razón que el mejor antídoto para cortar con la enfermedad que ataca al pueblo de Dios – la Teología de la Prosperidad- es “una buena y saludable dosis de teología bíblica”

Toda reflexión teológica, si pretende ser fiel al Dios de la Biblia, tendrá que articular una propuesta teórica y práctica que defienda la vida humana en toda su plenitud. Y la vida, como sabemos, no sólo está condicionada por su materialidad y espiritualidad, sino también por la complejidad social y cultural que la envuelve. Esto nos lleva a un segundo punto: toda teología tiene la exigencia evangélica de leer su realidad para no caer en baratas sacralizaciones que, como lo comprueba la historia, tanto daño han hecho a la humanidad. Por ello, es ineludible una presentación del contexto en que nos toca servir a Dios.

Martín Ocaña

Los Banqueros de Dios – Una Aproximación Evangélica a la Teología de la Prosperidad

Soli Deo Gloria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: