Entrevista a Pablo

8 Mar

Cómo entrevistar al Apóstol Pablo Hoy en día

Pablo, gracias por tomar estos minutos para guiarnos a través de Romanos 7:1-13. (Por cierto, es una grandiosa carta.)

Empecemos con la audiencia a la que va dirigida. ¿A quién le estás hablando?

A aquellos que conocen la ley.

¿Tiene la ley aún jurisdicción sobre ellos?

La ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive.

¿Puedes dar un ejemplo de este principio con algo del día a día?

Seguro. La mujer que tiene marido está ligada por la ley a su marido mientras él vive.

Acabas de dar inicio al principio “la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive”, lo cual involucraba a una persona y una ley. Pero ahora introduces dos personas, vinculadas una a la otra por una ley común. Pienso que te estoy entendiendo. ¿Entonces cuándo ese “vínculo” deja de existir?

Si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido.

¿Y qué sucede si ella es infiel mientras se encuentra vinculada a su marido y bajo la ley del matrimonio?

Mientras vive su marido, será llamada adúltera si ella se une a otro hombre.

Pero no está ella ligada si enviuda?

Si su marido muere, queda libre de la ley en cuanto al marido.

¿Y si es libre de la ley del matrimonio, entonces es libre de unirse con un nuevo hombre?

Si su marido muere, y si se casa con otro hombre no será adúltera.

Este asunto de la ley divorcio/casarse se nuevo es muy útil ilustrando tu punto: “La ley es vinculante en una persona en tanto que éste vive.” Entonces qué tiene esto que ver con el Cristiano y la ley?

Hemos muerto a la ley.

Cómo es que hemos muerto a la ley?

Morimos a la ley por medio del cuerpo de Cristo.

Con qué propósito morimos a la ley?

Morimos a la ley para que seamos unidos a otro, a aquel que resucitó de entre los muertos

Por qué Dios nos unió a Cristo?

A fin de que llevemos fruto para Dios.

Qué clase de fruto llevaremos si estamos bajo la ley y no estamos unidos a Cristo?

Mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas despertadas por la ley, actuaban en los miembros de nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte.

Entonces no estamos bajo la ley?

Ahora somos libres de la ley.

Estás diciendo que estamos muertos a la ley?

Hemos muerto a lo que nos tenía sujetos.

Cuáles son los resultados de nuestra muerte a la ley?

Ahora servimos en novedad de Espíritu .

Contrario a…?

. . . lo antiguo de la letra.

Te estoy entendiendo ahora. Lo antiguo de la letra—el pacto-ley Mosaico antes de Cristo—nos sujetaba en cautividad, despertaba nuestras pasiones pecaminosas y producía fruto para muerte. Así que tenemos que morir a la ley, y en cierto sentido casarnos con una nueva persona, el Cristo resucitado. ¿Entonces, la ley es pecaminosa ahora?

¿Es pecado la ley? ¡En ninguna manera!

Ok, lo siento. (No tienes que gritar.) Tiene la ley algo bueno que ver en cuanto al pecado?

Yo no hubiera conocido el pecado a no ser por la ley!

¿Puedes darme un ejemplo?

No conociera la codicia si la ley no dijera: No codiciarás.

¿Así que la ley da conocimiento de pecado, en este caso codicia. Pero ¿qué te llevó al estado de codiciar?

El pecado.

¿De qué manera?

El pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia.

¿Pero no pecaría de todas formas así no hubiera mandamientos en un código escrito?

Sin la ley el pecado está muerto.

¡Otra metáfora de muerte! Voy a intentar repetirlo:  El pecado estaba muerto, luego vino la ley y el pecado revivió. El pecado me mató a través de la ley. Pero la muerte de Cristo me hizo morir a la ley. ¿Entonces, antes que la ley viniese, estabas muerto o vivo?

En un tiempo yo vivía sin la ley.

Pero luego Dios reveló su ley-pacto y ¿qué sucedió?

Al venir el mandamiento, (a) el pecado revivió, y (b) yo morí.

¿Así que algo que prometía vida espiritual te llevó a muerte espiritual?

Este mandamiento, que era para vida, a mí me resultó para muerte!

¿Y dijiste que no fue el mandamiento el que te mató, sino el pecado utilizando al mandamiento?

El pecado, aprovechándose del mandamiento, me engañó, y por medio de él me mató.

Permíteme ponerlo en forma de gráfico. (A veces trabajo mejor así.)

chartentrevistaaPablo

Volvamos a la ley otra vez. Para reiterar: ¿Piensas que la ley en sí misma es algo bueno?

La ley es santa.

¿El mandamiento es santo, también?

El mandamiento es santo, justo y bueno.

¿Pero esta buena ley-pacto—el mandamiento—te mató?

¡De ningún modo!

Argh. Lo siento! ¿Entonces qué te mató espiritualmente?

El pecado, para mostrarse pecado, obró muerte en mí a través de lo que es bueno.

¿Por qué haría Dios esto?

Para que el pecado, a fin de mostrarse que es pecado por medio del mandamiento llegue a ser en extremo pecaminoso.


Romanos 7:7-13

1 ¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo a los que conocen la ley), que la ley tiene jurisdicción sobre una persona mientras vive?  2 Pues la mujer casada está ligada por la ley a su marido mientras él vive; pero si su marido muere, queda libre de la ley en cuanto al marido.  3 Así que, mientras vive su marido, será llamada adúltera si ella se une a otro hombre; pero si su marido muere, está libre de la ley, de modo que no es adúltera aunque se una a otro hombre.  4 Por tanto, hermanos míos, también a vosotros se os hizo morir a la ley por medio del cuerpo de Cristo, para que seáis unidos a otro, a aquel que resucitó de entre los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. 5 Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas despertadas por la ley, actuaban en los miembros de nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte.  6 Pero ahora hemos quedado libres de la ley, habiendo muerto a lo que nos ataba, de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra. 7 ¿Qué diremos entonces? ¿Es pecado la ley? ¡De ningún modo! Al contrario, yo no hubiera llegado a conocer el pecado si no hubiera sido por medio de la ley; porque yo no hubiera sabido lo que es la codicia, si la ley no hubiera dicho: NO CODICIARAS. 8 Pero el pecado, aprovechándose del mandamiento, produjo en mí toda clase de codicia; porque aparte de la ley el pecado está muerto.  9 Y en un tiempo yo vivía sin la ley, pero al venir el mandamiento, el pecado revivió, y yo morí; 10 y este mandamiento, que era para vida, a mí me resultó para muerte;  11 porque el pecado, aprovechándose del mandamiento, me engañó, y por medio de él me mató. 12 Así que la ley es santa, y el mandamiento es santo, justo y bueno.  13 ¿Entonces lo que es bueno vino a ser causa de muerte para mí? ¡De ningún modo! Al contrario, fue el pecado, a fin de mostrarse que es pecado al producir mi muerte por medio de lo que es bueno, para que por medio del mandamiento el pecado llegue a ser en extremo pecaminoso.

Puedes encontrar esta entrevista en su idioma original aquí

SOLI DEO GLORIA

Una respuesta to “Entrevista a Pablo”

  1. romcabrera 8 marzo, 2013 a 08:13 #

    Excelente Pancho, gracias por el esfuerzo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: