Sufre Bien

13 Feb

 

“Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado”

Romanos 5:3-5

Dios no promete librar tu vida de la aflicción y dificultad. Sin embargo, Él ofrece darte la gracia necesaria para sufrir bien, y a través de la gracia descubrir la riqueza y belleza del evangelio. No está mal pedirle a Dios que alivie tu dolor, pero es más importante que en medio del dolor dependas en la promesa de Dios de usar tal experiencia para su gloria y para tu bien, para así utilizar estos tiempos como medios de perfeccionar tu fe, fortalecer tu espíritu, y transformar tu vida en tal forma que te conviertas más como Jesús.
Sé que quieres alivio, pero muchas veces el alivio no viene en la forma de eliminación de la aflicción, sino en el fortalecimiento de tu fe. Y para esto es que estas tribulaciones han sido diseñadas, para probar, comprobar y fortalecer tu fe.
En tiempos de comodidad te has preguntado en ocasiones cuan real y robusta es tu fe. En tiempos de debilidad has pedido a Dios que te santifique, que haga crecer y que te fortalezca. Bueno, ésta es tu respuesta. Dios lleva a cabo mucho de eso a través de tu “prueba de fuego” cuando tú sufres bien.
Sufrir bien no significa que pones una cara estoica y aguantas la situación sin decir una palabra. Significa que a través de tu sufrimiento confias en Dios, lo bendices, acudes a Él y llevas a otros a Él.
Cuando el mundo te despoja de tu comodidad y confianza en las cosas temporales, cuando tus amigos se vuelven enemigos y atacan, cuando por la providencia de Dios el sufrimiento entra en tu vida como una inundación repentina, se te da una oportunidad de ver claramente dónde yace tu máxima dependencia y dónde hallas tu identidad. Y no es únicamente algo que te revela una verdad acerca de ti; es algo que Dios utiliza para santificarte.
¿Quieres confiar en los buenos propósitos de Dios para tu vida? Entonces debes descubrirlos en tiempos de comodidad y en tiempos de dificultad. ¿Quieres volverte más como Jesús? Entonces debes sufrir, y sufrir bien.
Joe Thorn – Note To Self, 2011

Soli Deo Gloria 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: