Termina un Año

30 Dic

Con el último fin de semana del año se cierra un ciclo. Se termina un año y con él quedan muchas experiencias que dejan su huella en nuestra memoria.

Es común intentar hacer un balance de lo bueno y lo malo que hemos vivido. No pienso hacer eso.

Simplemente quiero terminar de la manera que viví este año:

Con pensamientos. Pensamientos que me han puesto a analizar la manera que me desenvuelvo con otros, conmigo mismo y con Dios; y la manera que otros llegan a desenvolverse conmigo, con otros y con Dios.

Corremos dos peligros: 

  1. Corremos el peligro de pensar más en la manera que ciertas verdades pueden ser aplicadas en las vidas de los demás y olvidarnos de interiorizarlas en las nuestras.
  2. Por otro lado, corremos el peligro de empeñarnos en interiorizar demasiado ciertas verdades y nos olvidamos que podemos servir de ayuda a los demás, no sólo apoyándolos al afirmarlos, sino al reprenderlos y tratar de corregirlos.

Ambas situaciones son un reflejo de nuestro orgullo.

Lamentablemente muchos de nosotros nos resistimos a la corrección como si fueramos niños que se resisten a tomar su cucharada de jarabe. Eso también es orgullo y falta de sabiduría. 

Bien lo dice La Biblia:

La reprensión penetra más en el que tiene entendimiento que cien azotes en el necio.
Proverbios 17:10

Y para completar este post de fin de año, unas frases que estuve pensando esta semana debido a ciertas situaciones que estuvieron sucediendo:

Mientras sigas pensando que todos te debemos algo (incluso Dios), no vas a poder aceptar tus propias faltas y por lo tanto no vas a poder apreciar la necesidad que tienes de Su maravillosa Gracia.
Mientras sigas pensando que todos te debemos algo, no vas a poder reconocer que todo, absolutamente todo existe por Su maravillosa Gracia.
Mientras sigas pensando que todos te debemos algo, vas a continuar intentando recibir en lugar de esforzarte en dar.
Mientras sigas pensando que todos te debemos algo, te esforzarás en imponer tu punto de vista, en lugar de mostrar humildad y mansedumbre.
Mientras sigas pensando (y viviendo de la manera como piensas) que todos te debemos algo, no estás haciendo otra cosa que demostrar y reflejar el estado del centro mismo de tu vida.

Puede ser el post menos elaborado que haya escrito, pero sin embargo sigue siendo tan sincero como los demás.

Adiós 2011……. Hola 2012!

SOLI DEO GLORIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: