Por mucho que el gato “ladre”…

6 Nov

Esta semana he decidido escribir algo acerca de la Identidad del Cristiano.

(Estoy dando por sentado que la persona que lee esto tiene un básico conocimiento de ciertos términos. ¡Lo siento si no es así! Puedes preguntarme con toda confianza y con mucho gusto te puedo explicar todo desde el principio. Así mismo, si encuentras algun error quisiera ser corregido, no soy infalible)

Este es un tema muy importante y me parece que no se le ha estado dando la notoriedad que se merece. Se relaciona un poco (como algunos de mis posts) a un post anterior.

Trataré de buscar las palabras precisas para poder explicar qué es Identidad. 

Identidad se refiere a quién eres en realidad, a lo que te define en esencia, no es tu título profesional, no es lo que haces, ni lo que te esfuerzas en llegar a ser.  

Dios nos dice a través de La Biblia que si “alguno está en Cristo, nueva criatura es” (2da Carta a los Corintios 5:17)

Y es en estos momentos en que saco a relucir mi carta bajo la manga:

Ser no es lo mismo que Estar.

(Pido disculpas si me pongo quisquilloso con los términos, pero quiero llegar a un punto clave).

Vuelvo a decirlo:

  • SER es parte de la esencia de cada persona, que no cambia: SOY humano, SOY varón, SOY un poco alto, SOY hijo de Rubén y Cecilia, etc.
  •  ESTAR es algo, algún acto que esa persona realiza y puede variar de acuerdo a la situación: ESTOY almorzando, ESTOY enojado, ESTOY escribiendo, etc.

La idea es clara, ¿cierto?

Entonces ¿por qué nos enfrascamos en dejarnos guiar por lo que estamos haciendo o dejando de hacer en lugar de ser guiados por quienes somos?

Eres cristiano (en caso que lo seas) porque te han concedido esa identidad en base a la Gracia de Dios (es decir, sin mérito alguno de tu parte). Has sido comprado con precio de sangre, la sangre de Jesús.

No eres cristiano porque seas buena gente y hagas buenas acciones. Si hacer buenas acciones y ser buena gente te conviertiera en cristiano, los budistas serían cristianos antes que nosotros.

Hacemos el bien porque eso es parte de nuestra identidad, no porque sea un medio de ganárnosla.

Ha ocurrido un cambio fundamental en la persona que ha creído en Jesucristo y es lo que nos da esa nueva identidad en Él. Este proceso, fenómeno, crisis como sea que quieras llamarlo, ha sido conocido por los teólogos a lo largo de la Historia como: Nacer (Santiago 1:18), Nacer de Nuevo (Juan 3:1-10; 1 Pedro 1:3), el Nuevo Hombre (Efesios 4:24) ó Regeneración (Tito 3:5).

Eres una nueva criatura. Algo ha sido cambiado en tu interior, los deseos que antes tenías han sido reemplazados por otros muchos mejores porque vienen directamente de la mente de Dios y es Él mismo quien produce esto.

Esta es una verdad bíblica y nada ni nadie debería oscurecerla ni obstaculizar su conocimiento y entendimiento.

Y si en verdad decimos creerla, deberíamos tal vez ir caminando tras ella siguiéndola en lugar de intentar correr delante de ella arrastrándola a nuestro antojo.

Somos nacido de Dios, ingeniados por Dios desde antes de la fundación del mundo para vivir la vida que Él diseñó. Nuestra motivación mayor para hacerlo debe ser únicamente nuestra identidad, no nuestro temor de perder el favor de Dios.

¡Somos lo que somos por la Gracia de Dios! 

Deja de cansarte intentando hacer las cosas correctas, y descansa en el Amor Incondicional y la Gracia de Dios.

NO! No estoy diciendo que dejes de hacer lo correcto y te dediques a pecar como loco(a).

He dicho: “Deja de cansarte”.

Mi punto es que si abrazas tu identidad como hijo de Dios rescatado de la muerte eterna, automáticamente vivirás como un hijo del Rey, obedeciendo.

Cuando la Biblia (específicamente el Nuevo Testamento) habla de los deberes cristianos, lo está diciendo de un modo que da a entender que se está dirigiendo a cristianos nacidos de nuevo.

Esto se ve claramente en la Carta de Santiago: está tan llena de directrices acerca de qué hacer y qué no hacer que, si la leemos sin detenernos a meditar en 1:18 donde nos dice que: En el ejercicio de su voluntad, El nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que fuéramos las primicias de sus criaturas, podemos caer en el error del moralismo y en legalismo instantáneamente.

Voy a intentar hacerlo más entendible:

Cuando un niño se comporta como un niño, no existe nada raro, porque ES un niño.
Cuando un adulto se comporta como un niño, algo raro ocurre, porque NO ES un niño. Es un adulto y se le debe corregir diciendo: ERES un adulto, deja de comportarte como un niño, NO ERES un niño.

La Biblia de igual manera nos dice claramente: ERES un cristiano, un hijo de Dios, así que comportate como tal.

El problema, según lo veo es que nos hemos llenado de un Moralismo en las iglesias (entiéndase por Legalismo) que se ha ido poco a poco apartando de la Gracia y justamente esto ocurre cuando no se enfatiza esta enseñanza tan vital del Nuevo Nacimiento y la Identidad que tiene el cristiano.

Sin un conocimiento y entendimiento correctos se produce el tipo de cristianos que encontramos en la actualidad: Prisioneros de su orgullo, de sus actos y sin esperanza alguna de sentirse libres.

El Evangelio no es sólo para ser convertido, el Evangelio es para toda la vida! Es imposible intentar vivir de alguna otra forma.

Si intentamos hacerlo nos iremos a dos extremos:

  • Orgullo al cumplir “todo” al pie de la letra (digo “todo”, porque siendo sinceros, sabemos que NADIE puede hacerlo). 
  • Desesperación al ser sinceros y reconocer que simplemente no podemos hacerlo.

Para culminar esta entrada:

Todo cristiano tiene una nueva identidad que le ha sido dada gratis y sin merecerla.
Esa Identidad es algo que no cambia, es parte de esa esencia personal que Dios te ha dado en base a Su Gracia y al sacrificio de Jesucristo.
Aunque de vez en cuando nos resistimos a vivir de acuerdo a esa Identidad, Dios en su Gran amor nos corrige y nos redirecciona.
Si eres hijo de Dios, ERES hijo de Dios. Descansa en Su Gracia.

Un Video cierra este post, ha sido intenso escribirlo en realidad.

 

Por mucho que el gato ladre, nunca será perro. Siempre será gato, eso no se puede cambiar.

 

 

Soli Deo Gloria

Anuncios

2 comentarios to “Por mucho que el gato “ladre”…”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los 20 mejores posts del 2011 « Blog de Panchorobles™ - 14 octubre, 2012

    […] Por mucho que el gato “ladre” […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: