mente, mente… ¿tribalMente o misioneraMente?

2 Nov

Este post fue originalmente publicado como una Facebook Note el martes 1 de Junio del 2010

Esta ultima semana he estado pensando mucho (más) en misiones (locales, nacionales, internacionales y sus respectivas “variantes” si es que existen)

 Es cierto que para SER misionero no es necesaria una experiencia sobrenatural (aparte OBVIAMENTE de haber sido salvado por medio de Jesucristo). Todo cristiano es llamado a ser misionero en donde se encuentre y en todo momento. Es parte del estilo de vida del cristiano real, “porque ser cristiano no es religión, es estilo de vida” (aunque me suene un poco enlatado, es TOTALMENTE cierto).

Charles Spurgeon (que no tenía temor de decir las cosas como son) lo dijo en una ocasión: “Todo cristiano es misionero o es simplemente un impostor”.

 Pienso que muchos no son impostores, sino “simplemente” desobecedores.

Algunos dirán con un poco de temor: “Pero no todos son llamados a IR…

Y yo sólo les pido que por favor lean sus Biblias.

TODOS somos llamados a IR, ya sea cruzando a la casa adelante, cruzando al aula de al lado, cruzando la calle, cruzando el barrio, cruzando la ciudad, cruzando la provincia, cruzando la región, cruzando el país, cruzando el continente, cruzando medio mundo o lo que sea. Eso significa IR.

La diferencia está en donde desea Dios que te quedes sirviendo y entre quienes desea El que permanezcas.

Si tienes la seguridad que es localmente o nacionalmente Pefecto! Hazlo todo para Su Gloria y pídele ayuda para que El forme más cristianos/misioneros de entre tu localidad.

Si tienes la seguridad que es afuera (continentalmente o mundialmente) Perfecto y mucho mejor!(Digo que es mucho mejor porque en ciertos lugares no hay líderes locales que estén dispuestos a servir entre ellos mismos)

No esperes más y prepárate. No esperes más y hazlo todo para su Gloria, no por la “aventura” de conocer “afuera”.

Pero, es acerca de la tercera vía que me referiré (la tercera via, creada por el ser humano)

Esta es la de no ir, que para Dios NO es una opción.

 Me acuerdo de Jonás cuando Dios le ordena que vaya a Nínive para que escuchen y se arrepientan.

 Que hizo Jonás? “no le hizo caso a la palabra de Dios” (como dice una canción infantil).

 Pero… por qué?

 Nínive era la capital del imperio asirio (no confundir con Siria).

Los asirios se convirtieron en la máxima potencia político-económica de su época y despedazaron muchas naciones de Medio Oriente durante las guerras de conquista expansiva que tuvieron. Israel estuvo entre aquellos derrotados. Jonás no iba a un lugar desconocido, iba a la capital misma de quienes acabarian con el reino del Norte. Vemos aquí la mentalidad tribal (y nacionalista para colmo) que tenía Jonás.

 Jonás huye en lugar de IR a Nínive para hablar de parte de Dios y se arrepientan.

 Una comunidad con mentalidad tribal busca su preservación, intentan crecer “hacia adentro” (¿existe eso?) y quienes la conforman suelen pensar con temor: “¿Cómo nos protegemos de aquellos que son diferentes a nosotros y nos pueden hacer tropezar?

 Las comunidades tribales suelen elevar sus preferencias personales y culturales a principios absolutos: “Si todos fueran como nosotros, el mundo sería un mejor lugar“.

En algun momento yo también pensé eso, es más cómodo, no?

En cambio la mentalidad misionera tiene como su mayor valor el sacrificio. Una comunidad misionera no debe existir para sí misma sino para otros. Debe estar dispuesta a ser incomodada y únicamente buscar el descanso en el Señor, no en sus propias obras. Debe estar dispuesta a gastarse por otros en nombre de Dios.

 La mentalidad tribal es contraria al Evangelio. Este demanda que seamos misioneros, porque el Evangelio es la historia de Dios sacrificándose a sí mismo por sus enemigos.

 Jonás representa al máximo la mentalidad tribal.

Y por el otro lado Dios, siempre misericordioso, compasivo es el mejor y supremo ejemplo de la mentalidad misionera.

 Jonás huye de sus enemigos para no ser alcanzado; Dios corre tras sus enemigos y los alcanza.

Jonás se sirve a sí mismo y a los suyos; Dios sirve al mundo y a sus enemigos los transforma en sus hijos.

Pienso que es momento de pedirle a Dios que nos confirme si el lugar en donde estamos sirviendo/viviendo es el que El desea para nosotros; si no es así pedir guía de hacia donde quiere dirigirnos.

Si no estás sirviendo (o no estás viviendo la vida que El quiere para ti; esa vida que contagia a otros), es momento de pedirle perdón, empezar a “moverte” y preguntar en qué formas y en qué lugar El desea que te desarrolles.

Por razones de aprendizaje y crecimiento, es mucho mejor iniciar en la iglesia local, hasta que el Señor lo desee.

Soli Deo Gloria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: